Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

QUE NUNCA NOS DIGAMOS ADIÓS



New in the jukebox



(...)

Extraño darme cuenta de que tus recuerdos son lo único que me queda de ti. Pero sé que podré olvidar eso que nunca fuimos y en el silencio perdido, me fumaré todo recuerdo olvidado. 

Quisiera arrancarte de raíz, pero ya perdí la cuenta de todas las veces que he dicho que ya no te volveré a recordar. Siempre me miento y a veces no me entiendo, sobre todo cuando digo algo diferente a lo que estoy sintiendo. Ahora se que todo aquello que nunca fuiste para mí, se queda de aquel lado, aquel que algunos llamamos pasado. 

Tal vez también quisiera que cuando pasen los años me recuerdes, sonrías sin darte cuenta y que lo primero que quieras... sea volver a verme; porque se muy bien que fue el adiós quien se robó nuestra historia. Sólo me queda decirte que si por pura casualidad o por cosas del destino un día nos volvemos a encontrar, finjamos que no pasó nada, a ver si vuelve a pasar, porque tú y yo tenemos unos cuántos recuerdos pendientes por terminar. 

- Fer Dichter



A DAY IN THE LIFE



New in the jukebox


Mi amiga Cris vive en Camboya desde hace casi ya un año. Yo, que fui a visitarla este noviembre, puedo decir sin equivocarme que cada uno de sus días es una auténtica aventura. No sólo por su trabajo como arquitecta si no porque cada día se encuentra con una realidad totalmente distinta a la nuestra. Así es la increíble, apabullante y emocionante rutina de Cris en Phnom Penh...



8:00 am: me levanto, me visto y salgo directa a la calle donde siempre me encuentro a la misma pilla que me vende agua de coco y otras frutas de ese mismo día (en la foto de arriba).


9.00 am: llego a la oficina. Por las mañanas, trabajo como arquitecta para Building Trust International, una ONG que desarrolla proyectos por toda Camboya, desde casas hasta hospitales. Cada proyecto es una aventura. 



12.30 a.m: aquí en la ofi, revisando planos y preparando nuevos proyectos.


1.00 pm: normalmente como o de camino al segundo trabajo o con mi amiga Elettra, que también trabaja en la ONG antes de irme. 


2.00 pm: en el otro trabajo, estamos ya en la propia obra construyendo dos edificios de un colegio francés de la ciudad. 



6.00 pm: vuelta a casa pero antes, compra en el mercado. Están en mitad de la calle y venden de todo: desde frutas, a pescado sin congelar (así que os podéis imaginar los olores). Miles de colores, personas y cosas para comer. Es toda una aventura. (Cris habla kemer y tendríais que verla negociando con los lugareños).


7.00 pm: y esta es mi calle al atardecer, con tuk tuks, personas pasando, monos y motos con tres ocupantes y un bebé. Es pura vida. 


^^^^

Muchísimas gracias por compartir tu rutina, Cris!! Sabes que eres mi heroína y que cada día alucino con la aventura que estás viviendo. No puedo decirle lo suficiente a todas mis amigas lo valientes que han sido al marcharse a culturas tan diferentes. No saben cuantísimo las admiro. A ellas y a todos aquellos que estáis lejos de casa. Algún día, quizás haga yo también lo mismo. :) 

p.d: más A Day in the Life en Milán, Luxor, Helsinki, Toledo y Madrid.  


CARRITOS DE BEBÉ



New in the jukebox

Foto de Courtney de Babyccino
Yo no tengo hijos, pero si los tuviera, este carrito de mimbre de The Tipi se lo compraba de cabeza. Yo de pequeña tuve uno antiguo de Arrue que me encantaba y no se por qué al ver este me ha venido a la memoria, es tan retro y tan mono... Me encantan este tipo de juguetes que dicen algo.  :__) 

Para las lectoras y lectores con niñas en su vida, esto parece un gran regalo. Además he visto que en la tienda tienen muchos juguetes bonitos de madera, diferentes a los productos de plástico y con menos alma a los que estamos generalmente acostumbrados. 



p.d: si tuviera una casa...


LA ESCUELA DE LA VIDA



New in the jukebox

Foto de American Yall
Actualmente hay cursos para todas las disciplinas que puedas imaginarte. Vas al colegio, a la universidad, haces un máster... Te formas de mil maneras en las más variadas materias: desde patronaje hasta física cuántica o cirugía ocular. Aprendes a hacer balances y a sacar la ecuación que mantiene fría el agua de un botijo y sin embargo, tardamos años en aprender a enfrentarnos a las situaciones que más nos marcan; las más complicadas y duras. Pero para esas no hay asignatura que valga. 

Nadie nos enseña a afrontar la pérdida, ni cómo dejar a alguien sin sufrir, ni cómo recuperarte cuando te parten el corazón. No se enseña a decir que no, ni te preparan para situaciones extremas. No hay asignatura que se llame "Una madre no debería morirse nunca". No hay clases paea afrontar una crisis existencial, ni una que te prevenga de los momentos de depresión. 

No dan créditos por encontrar el camino y dar con las soluciones a la medida de cada uno. No te preparan para las etapas de la madurez y cuando las compartes y ves que otros también las están pasando canutas, te das cuenta de que atraviesas otras de las muchas etapas que no te cuentan en los libros. Las que no salen en los anuncios. La soledad, la baja autoestima, la pérdida de objetivos, la búsqueda de los mismos, encontrar tu verdad, superar malos tragos, reinventarse, reencontrar de nuevo el sentimiento tan esquivo que puede llegar a ser el amor... 

Y si preguntas por ahí, sabrás que no estás sólo pero aún así, la gente no se moja. No hay libros de texto sobre temas emocionales peliagudos ni sobre los complejos nudos de la vida que nos toca desatar. No hay manual. Y así vamos, guiándonos a ciegas por los consejos de otros que caminaron por este trecho tiempo antes que nosotros, sin tener ni idea tampoco; con sus propios prejuicios y sus mochilas cargadas de pasado. Haber vivido algo y haberlo superado no hace que tu método haya sido más efectivo que los otros. Transmitimos una sabiduría heredada, basada en vivencias personales que a veces ayudan y a veces no. Y con ella los receptores de consejo (que en algún momento hemos sido y seremos dadores) hacemos lo que podemos, la aplicamos a nuestras propias situaciones e intentamos encontrar en ella consuelo; o recomponer con ella un corazón que más hubiera valido la pena tirarlo que arreglarlo. 

Pero lo bueno es que al final encontramos el camino.

Con todo esto sólo quiero decir que se nos prepara para las ecuaciones más complejas académicamente pero no recibimos ninguna noción que desarrolle nuestra inteligencia emocional: que nos ayude a abrir la mente, a sobrevivir a las enfermedades del primer mundo, ni a pasar todas esas situaciones difíciles de la vida que nos marcan para siempre y que a todos nos toca vivir. Sólo quería compartirlo y dar un poco que pensar. :)

Además y con este mismo propósito del que cada vez leo más y más, se ha creado The School of Life, un proyecto que a través de pequeños vídeos, ayuda a desarrollar un poco más la empatía, la solidaridad o a lidiar con la soledad o con la pérdida. A mí me parece un concepto genial y muy necesario. 

p.d: no tener miedo a lo que no conocemos

¡Arriba!

Photonica | Diseño gráfico y web
Copyright © June Lemon Jukebox